jueves, 16 de agosto de 2012


Y derepente ocurre. Algo se acciona. Y en ese momento sabes que las cosas van a cambiar. Ya han cambiado. Y que a partir de ahí, ya no volverán a ser lo mismo. Nunca. Y lo sabes.

sábado, 18 de febrero de 2012

Todo siempre tiene un final

¿Cómo puede terminar algo que no ha empezado?

Sé que la vida te da sorpresas, algunas te llenan de alegría, otras tristezas.
Podrás disfrutar, a veces llorar.
Un consejo te voy a dar “Aunque todo este mal, Nunca te eches para atrás”
Sentirás que todo terminará, pero no te dejes derrumbar.

Un amor puede durar, pero recuerda “Todo siempre tiene un final”
Te podrás enamorar y es muy válido soñar, sólo no te ilusiones de más. Nunca sabes cuándo va a terminar.

Vas a querer escapar, ir lejos y no pensar. Pero siempre algo te hará regresar, volverás a confiar y seguro te vas a ilusionar, serás feliz y sonreirás.

Todo se repetirá, vas a disfrutar y después llorar. Por más lejos que veas tu felicidad no dejes de confiar.
 Y es que la vida es así, a veces reír, a veces llorar.


Hoy mi día está por terminar, lo único que quiero es llorar. Confío en que mañana mi corazón sonreirá. 

lunes, 15 de agosto de 2011

One Day♥

Un día sin querer te conocí, un día sin querer dijimos “Hola”.


Un día compartimos gustos e intereses.

Un día nos convertimos en grandes amigos.

Un día estuviste triste y te apoyé.

Un día lloré, tú me diste cariño, apoyo y comprensión.

Un día nos separamos y con ánimo nos reencontramos.

Un día dije tonterías y jugueteamos con ellas.

Un día mi corazón latió muy fuerte al percatarme de tu presencia.

Un día sentí celos al verte hablar con otras.

Un día trate de decirte lo que sentía.

Un día… Un día ¡Me enamoré!♥

Un día comprendí que nada me enojaría más que ser yo quien te hiciera sufrir.

Un día decidí callar.

Hoy ya no puedo más.


Hoy siento que ¡Te quiero demasiado!

miércoles, 3 de agosto de 2011

Ya nada es, ni será igual.

La niña ha dormido durante horas.


 Su príncipe la ha salvado y ahora la lleva en un hermoso caballo, cabalgan de regreso al castillo donde está la reina angustiada por su desaparición.

Ella sonríe, sabe que apresar de tener al príncipe a su lado, si algo desea es abrazar y besar a su mami. De pronto unas cuantas lágrimas corren por una de las mejillas de la princesa.

 Él príncipe se detiene para descasar, pues el camino de regreso es largo y pesado.
La princesa se desespera, nunca había tenido tantas ganas de abrazar a su madre, pero siempre después de sentir “esas ganas”, las lágrimas regresan a ella.

– ¿Estás bien princesa? –pregunta el príncipe con cierta preocupación.

–Sí, solamente que ya quiero estar en casa. ¡Necesito estar con mi madre, necesito abrazarla y decirle que la quiero! –la princesa limpia sus lágrimas e intenta de sonreír.

Montaron nuevamente y continuaron su camino.
La princesa no dejaba se pensar en la felicidad que sentiría al ver a su madre, Y aún más la que sentiría al abrazarla después de tanto tiempo.

Las lágrimas vuelven a brotar ahora sin que la princesa pueda contenerlas.


La niña despierta repentinamente.
Esta agitada y no para de llorar.

La niña se sienta en posición fetal.

Levanta la cara y limpia sus ojos. Se ve en el gran espejo que esta frente a su cama. Intenta sonreír.
¡Ya nada será igual!, la niña sigue estando sola. Por más que sueñe con princesas, nada hará que vuelva a ser igual ¡Nada la hará regresar!

Ella sabe que desde hace tiempo ella no está ni en sus sueños, sabe que se lastima.

 A su alrededor todos intentan darle apoyo y cariño ¡Y si que le ayuda! Solo que en estos momentos se siente incomprensible ¿Y quién no? Si ya nada será igual…
Intentan consolarla diciendo “Lo siento”, si tan solo supieran cuánto odia que le digan eso.
Que por más que le digan, “Te entendemos”, “Tu puedes”, o el más común “Lo siento”. Nada la consuela, ya nada es igual y eso es lo que la tiene tan mal.

Sabe que por más que duerma, al despertar… nunca estará ¡Ya nada es, ni será igual!




Hoy después de tantos sueños, tantos príncipes y princesas, ilusiones y desilusiones, alegrías y tristezas...
Ya nada es, ni será igual.







Te extraño y donde quiera que estés ¡Te amo mamá!

martes, 2 de agosto de 2011

¡No hay nada que me haga olvidarte!


Seguiré fingiendo, pretendiendo que no te extraño, que ya no eres parte de mí…  
¡Tú sabes que eso no es verdad!


Ya no quedarán frases incompletas, frases inconclusas, todo está aclarado…
 ¡Todo se perdió!






Prometo no pensarte, tal vez  no extrañarte, pero cada día que lo hago me queda muy claro...
¡No hay nada que me haga olvidarte!






  

jueves, 28 de julio de 2011

**Recuerdos'


Escuchaba con delicadeza cada palabra dicha en aquel recuerdo que venía a mi mente. Se me escapaban lagrimas y sonrisas, un sinfín de sentimientos revoloteaban en mi estomago.

Me era increíble pensar que yo sentía esto, esto que creí que jamás volvería a mí, pues hace tiempo lo cambié por amistad.

Ahora las palabras golpeaban las paredes de mi mente, cada golpe una sonrisa y después una lagrima corría por mi mejilla.

Pero vamos seamos realistas, por más que mi corazón grite ¡Aún lo Amo!, debo obedecer a mi mente, mantener las cosas como hasta ahora apoyarlo y buscar a su felicidad a costa de la mía, porque sé que su sonrisa y bienestar, me da fuerzas para continuar.

Sé que lo amo y eso nada ni nadie lo cambiara, porque enamorarme solo una vez pero de verdad, lo demás son juegos e ilusiones, Yo fui una ilusión para él, ahora el ama de verdad, y daría mi vida porque esa persona fuera yo, pero entiendo y comprendo que en el corazón y sentimientos no se manda, eso es cosa del amor, del estúpido y confuso Amor, la causa de sufrimiento más común, pero en su lado bueno, la causa de alegría más hermosa.

Y la pregunta de siempre ¿Lo amas de verdad?, me la pregunto día tras día, pero para que me hago estúpida, si se que hasta hoy se ha convertido en mi todo, estando con él, el tiempo se pasa volando y es entonces se detiene en el bello “Tú y Yo”.
Pero debo aceparlo y meterlo bien en mi cabeza, “su amistad equivale a tenerlo cerca”.
Imposible dejar de amarlo.

Al intentar salir de esos hermosos recuerdos, otra sonrisa se dibuja en mi rostro.

Es entonces cuando todos se preguntan ¿Quién es esa persona dueña de mi corazón?
Pues si lo estás leyendo sabrás que eres tú, porque desde hace tiempo has sido tú, ¡Solo tú, Te Amo!